domingo, 6 de mayo de 2018

ella busca el mar…


Ella busca el mar constantemente.
No hay árbol sin mar de fondo
ni final de calle sin recodo de espuma
y rompeolas.

Brama su oído, que es una cueva marina
turquesa, y cada lágrima leve e invisible
le sabe a piedra blanca.
Está en un acantilado.

Ella busca el mar constantemente
y pasea por asfalto.
Alza la cabeza, agudiza la nariz
y busca el viento, pero queda demasiado lejos.

Piensa en mar. Duerme en el océano que sueña.
Quizá por eso se asfixia. Y cuando despierta,
no lo hace ni en el puerto, ni en el muelle, ni en la isla.

Ella busca el mar constantemente. 

Joaquín Calderón 
SOY COMO PUEDO

miércoles, 18 de abril de 2018

mirarme en unos ojos...


Abrir nuestras ventanas; sentir el aire nuevo;
pasar por un camino que huele a madreselvas;
beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarme en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?
Vencido y traicionado, ver casi con cinismo
que no pueden quitarme nada más y que aún vivo,
¿no es la felicidad que no se vende?

sábado, 10 de marzo de 2018

su melodía predilecta...



En cuanto nota, barrunta, huele que se levanta del suelo el polvillo de la pena, se pone a silbar su melodía predilecta. No necesita decidirlo. Le viene sola. Siente profunda gratitud por esa canción. Cosas suyas. A veces, cuando se dirige al comedor, o en el patio, o tras despedirse de su madre en el locutorio, busca su rápido efecto tranquilizador susurrándola, Hegoak ebaki banizkio, tan bajito que es casi como si sólo la pensara, siempre imitando la voz de Mikel Laboa. Se lo tiene prometido: el día en que recupere la libertad, nada más llegar al pueblo subirá al monte a cantar Txoria txori sin más testigos que la hierba y los árboles.

Fernando Aramburu 
en "PATRIA"
Imagen: El Independiente